¿Cómo hacer que mi producto sea más deseado por la gente, sin gastar dinero?

Vende el valor más ágil, útil, rápido, accesible e imprescindible

“Vende el valor más ágil, útil, rápido, accesible e imprescindible”.

Cuando se están pensando nuevos y mejores productos para un mercado especifico, partimos de la idea y luego pasamos a lo que se conoce como mínimo producto viable o PMV, sin embargo muchas veces no se piensa que mucho antes de sacar cualquier producto al mercado se debe garantizar un producto que pueda ser vendible, es decir que no solo resuelva una necesidad especifica del mercado sino que también la gente éste dispuesta a pagar por él, allí es donde tenemos un PMC o un producto que ya puede ser comercializable.

Para que un producto cada vez sea más demandable y las personas estén mucho más dispuestas a pagar por él, es fundamental caracterizar y desarrollar las MINIMAS CARACTERISTICAS COMERCIALIZABLES (MMC), que son aquellos atributos o virtudes mínimas de un producto que lo hacen irresistible o evidentemente deseado por un consumidor. Si un producto o servicio no cuenta con estas mínimas características que lo hacen cada vez más comprable, difícilmente pueda tener éxito en el mercado.

¿Estas características son para productos nuevos o puedo entregarle algunas a productos que ya tengo listos?

En ambos casos es posible diseñarlas y aplicarlas, lo importante es que estén relacionadas con lo que el cliente desea para que éste siempre entienda el valor real del producto. Por lo tanto, las MMC se trata de enfocarse en características de alto valor que ahorre tiempo y ayuda a desarrollar productos más rápido y de forma más eficiente.

Por ejemplo, preguntémonos ¿quién sueña con tener un taladro? En perspectiva, las personas por lo regular sueñan con viajar, construir una familia, tener un auto nuevo o la casa de sus sueños, pero difícilmente sueñan con tener un taladro. Cuando se analiza al mercado en realidad las personas desean es “tener algo que les permita hacer agujeros en la pared de forma segura y rápida”, y es allí donde nace un taladro como solución a esta necesidad, mas no como lo que en realidad los consumidores desean para su vida. Por eso al consumidor más allá del color, la forma, el peso y su apariencia, en realidad lo que le importa es que el taladro le permita hacer agujeros en la pared, rápido, seguro y ojalá sin ruido.

Es aquí donde nos damos cuenta cuales podrían ser esas características mínimas que hacen que un producto sea cada vez más comercializable y vendible sin importan si son nuevos o ya existen en tu portafolio. Las características que resuelven necesidades puntuales es lo que permite que un producto cada vez sea más demandado, y en la medida en que se enganche mucho más con el profundo y básico deseo del consumidor, logramos hacerlo atractivo a sus sentidos. Con el tiempo puedes agregarle cuantos más atributos desees para fidelizar mucho más a tus clientes, lo mismo le ocurrió a los teléfonos celulares que pasaron de ser un medio de comunicación o convertirse en seres “inteligentes”.

¿Qué desea más el cliente de hoy, hablar por teléfono o tomar fotos geniales?

 Esto es un proceso de valor que no cuesta dinero, basta con que se evalúe el portafolio que se tiene o se desea tener, y se les aplique el siguiente ejercicio:

¡Bueno! ¿Y cómo desarrollo o aplico estas características a mis productos?

 1.  Conoce y reconoce claramente qué tipo de cliente tienes, es un cliente que todo le entra por los ojos (visual), a lo mejor le gusta escuchar lo que lo rodea (auditivo) o por el contrario es un cliente que le gusta oler y tocar las cosas que percibe (kinestésico). Para lograrlo basta con hacer una pequeña observación de estos clientes y tratar de caracterizar su perfil observando su comportamiento general. También pude hacerse uso de formularios o herramientas de recolección de datos como las encuestas y los espacios de opinión en redes sociales.

 2. Aplica colores relacionados con el tipo de cliente para darle personalidad a los productos o a los servicios que se pretenden ofrecer. A continuación, veremos como el color influye en la personalidad o el comportamiento del cliente:

Estos detalles del color son indispensables hacerlos visibles, ya que de forma inconsciente vamos a lograr que nuestros productos o servicios sean más atractivos para nuestros clientes y así incitar una decisión de compra más rápida.

 3.    El siguiente diagrama aplica funciones y atributos a los productos o servicios que estén directamente relacionados con lo que el cliente verdaderamente desea. A continuación, vamos a desarrollar este pequeño cuadro:

Ejemplo: “Botella de refresco”

Como ves en este punto ya los productos o servicios cuentan con características MMC que van a permitir que no solo sean más vendibles sino más deseados y demandados por los clientes.

Repite este procedimiento las veces que sea necesario y veras cómo la demanda de tus productos aumenta sin necesidad de gastar dinero adicional.

Solo se necesita observación, análisis y método.

¡CONVERSEMOS UN POCO!

por si queres profundizar el tema o compártenos tus comentarios.

EXPANDE TUS HORIZONTES SIN LIMITES

Copyright © 2021 / Política de privacidad / Información de cookies.